AGCO/Fendt está desarrollando la siguiente generación de robots agrícolas dentro de un proyecto de investigación estratégica. La nueva serie del robot de siembra Xaver no solo se diferencia externamente de los dos estudios anteriores, también en el interior (la llamada unidad de siembra) es completamente nuevo.

No se puede hablar de tecnología agrícola sostenible y viable sin abordar temas como la automatización y la autonomía. El departamento Research & Advanced Engineering (desarrollo de tecnologías avanzadas) del fabricante de tecnología agrícola AGCO/Fendt se viene ocupando también de temas estratégicos para el futuro, como la tecnología de enjambre y la robótica, desde 2017. Además, las ventajas ecológicas, como son la baja presión sobre el suelo y el menor consumo energético, o la ausencia de contaminación acústica, fugas y emisiones en una agricultura moderna sostenible, desempeñan un papel cada vez más importante. Así, podrán automatizarse los costosos trabajos manuales que hoy en día deben realizar todavía una gran cantidad de trabajadores en el campo. Esto les liberará de trabajos monótonos y preparará el camino para una producción más sostenible de alimentos desde una perspectiva socialmente aceptable.

Dentro del proyecto de investigación estratégica Fendt Xaver, tras llevar a cabo exhaustivas pruebas de campo, se ha perfeccionado el sistema robótico en su conjunto, también en el ámbito de Smart Farming. Los nuevos robots no solo se diferencian externamente de los dos modelos predecesores, sino que, tras llevar a cabo exhaustivas pruebas de campo, se ha perfeccionado el sistema en su conjunto, también en el ámbito de Smart Farming.

Los agricultores más pequeños

La última generación del Fendt Xaver llega con una nueva solución de tecnología integrada desarrollada en el grupo AGCO: la unidad de siembra de Precision Planting.

“Gracias a Precision Planting hemos podido aprovechar los conocimientos agrícolas y la tecnología probada del grupo AGCO en nuestros robots de siembra”, afirma Dr. Benno Pichlmaier, Director Global Technology & Innovation. “Hemos podido adaptar los módulos de las primeras generaciones de Xaver y combinarlos con la nueva unidad de siembra. Los elementos que han demostrado su eficacia se han vinculado con el innovador concepto robótico, creando así un nuevo sistema integrado”.

La tecnología vSet® separa las semillas rápidamente y con la máxima precisión. Con la ayuda de un sistema de control eléctrico, cada uno de los granos se deposita en hilera con gran precisión a una distancia predefinida. Los granos se distribuyen en el surco con un sencillo afirmador flexible. En el futuro también podrá instalarse el nuevo “Smart Firmer®” con sensores de humedad del suelo, temperatura, contenido de humus y residuos de plantas de Precision Planting. Esto permitirá lograr una siembra adaptada a las condiciones del lugar con una profundidad y cantidad de siembra variables.

Gracias al concepto de tres ruedas, la última rueda no solo acciona el robot, sino que también ejerce presión: al pasar por encima, presiona ligeramente el suelo a los lados y sobre las semillas, garantizando el contacto de las semillas con el suelo y, por tanto, el aporte de humedad necesario para iniciar la germinación.

Integración de tecnología inteligente

La última generación del robot agrícola cuenta también con el sistema de autoguiado VarioGuide, que asume el control del robot con una gran precisión. Además, el Fendt Xaver está integrado en la plataforma FendtONE, por lo que puede gestionarse con el resto de la flota de máquinas.

Esto permite intercambiar sin problemas datos del campo, incluyendo líneas de trabajo, entre el tractor y el robot o entre el robot y el registro de parcelas, además de crear cómodamente tareas.

“Las piedras angulares en las que se fundamenta nuestro sistema de enjambre son la posibilidad de ampliación en función de los costes de inversión y capacidad, la minimización de riesgos de fallo gracias a la redundancia de los robots y la integración de la autonomía y la agricultura de precisión. Después de sembrar con Xaver, mapea todo el cultivo, constituyendo la base para todos los trabajos posteriores, como por ejemplo la protección fitosanitaria, el desherbado mecánico y la fertilización, independientemente de si los realizan robots o tractores”, explica Dr. Benno Pichlmaier. “El requisito indispensable para la tecnología de enjambre es disponer de una cobertura fiable para la comunicación. Nuestro enfoque se basa en la implementación consecuente de la estrategia digital con el desarrollo de la red 5G en Alemania y el resto del mundo en el futuro. Esto hará posible que los robots desarrollen funciones de agricultura 4.0 con cantidades de datos cada vez más grandes y dinámicas”.

Los robots de siembra reciben instrucciones en forma de comandos y envían informes de estado a través de la nube de Fendt Xaver. El sistema está basado en la web, es independiente del dispositivo y se maneja con la app Xaver. De este modo, el agricultor o contratista elige si desea acceder a toda la flota o a robots individuales con la tableta en el campo o con el PC desde la oficina. La app se abre a su vez desde el portal FendtONE. El usuario no tiene que volver a iniciar sesión. El diseño y la interfaz de la app Xaver cumplen los estándares de FendtONE, por lo que el usuario se desenvuelve de forma intuitiva.

Mayor potencia con dimensiones compactas

Lo primero que llama la atención en la última generación del Fendt Xaver es el cambio conceptual de cuatro a tres ruedas.

Las ruedas de mayor tamaño ofrecen una superficie de apoyo más amplia, un mayor despeje y un guiado de profundidad más preciso. La eficacia de la última generación queda patente en la cabecera: con solo dos metros, el nuevo Fendt Xaver apenas necesita espacio para girar y realiza la operación con una gran eficiencia energética y el máximo cuidado del suelo (aunque sea blando) gracias a la dirección en la rueda trasera y a la doble tracción.

Además de un funcionamiento más silencioso, los contrapesos adicionales en las ruedas delanteras permiten ahora una alta presión de los cuerpos de siembra para sembrar en suelos más arcillosos. El robot con lastrado completo alcanza un peso total máximo de 250 kg, mientras que en vacío no llega a los 150 kg.

El depósito de semillas se ha ampliado a 20 litros de volumen: suficiente para aproximadamente 0,5 ha con 90.000 granos/ha.

La capacidad de la batería de iones de litio se ha aumentado a 2,6 kWh. Un Fendt Xaver puede trabajar aprox. una hora y media antes de tener que regresar a la estación base para cargarse.

Un enjambre de seis unidades de robot obtiene un rendimiento por superficie de aprox. 3 ha/h y de aprox. 2 ha/h con tiempos de carga incluidos. El sistema permite un funcionamiento autónomo de manera ininterrumpida.

El objetivo del enfoque robótico es ofrecer una alternativa inteligente, potente y respetuosa con el medio ambiente frente a la tendencia continua en la fabricación de máquinas de cada vez mayor tamaño. Las máquinas pesadas provocan daños, sobre todo en suelos blandos o más húmedos, reducen el rendimiento y acortan las jornadas en el campo.

La sociedad espera una producción de alimentos sostenible y ecológica utilizando menos productos fitosanitarios, por no decir ninguno. Actualmente, esto solo es posible de forma manual y con una gran cantidad de trabajadores. Los robots pueden asumir estos trabajos monótonos que requieren esfuerzo físico. Para ello, es imprescindible una siembra precisa con independencia del cultivo. Esto simplifica de manera considerable los trabajos posteriores, por ejemplo, con la azada, además de permitir su monitorización y mantener la calidad.

Sostenibilidad con soluciones inteligentes

“La demanda energética y la huella de CO2 son mucho menores con Xaver que con la tecnología convencional. Esto se debe, por una parte, a la insignificante presión que ejerce sobre el suelo en el campo debido a su reducido peso y, por otra, a la posibilidad de prescindir de componentes o especificaciones como el sistema de climatización o dirección asistida al no haber ningún conductor en la máquina. También influye el eficiente y sencillo accionamiento directo eléctrico”, comenta Dr. Benno Pichlmaier.

Además de los factores energéticos, juegan un papel importante los aspectos ecológicos. Los robots de siembra no producen emisiones de contaminantes atmosféricos o de ruido, ni tienen posibles pérdidas de aceite. La presión sobre el suelo es hasta un 80% menor que en los sistemas de máquinas habituales actuales.

La notable disminución de los costes energéticos y de mano de obra refuerza la sostenibilidad económica del sistema de enjambre Xaver.